Cuando hay una barriga de la que hablar

Demasiado pequeña, demasiado grande, demasiado redonda ¿Qué mamá no ha tenido que escuchar todo tipo de comentarios sobre su barriga durante el embarazo? Descubre cómo lo llevaba yo en este artículo del blog.

«¡Vaya, tu barriga es enorme!» – «¿Estás segura de que no son gemelos?» – «Pensaba que tu barriga ya era más grande«. He tenido que escuchar todo esto y mucho más durante mis dos embarazos. Todos y cada uno sintieron la necesidad de comentar sobre mi tripa. No era raro que lo hicieran incluso antes de que la persona me saludara.

pero ¿qué pasa con las barrigas de las embarazadas?

Es cierto, la barriga con un bebé es algo fascinante. Es tanto un milagro como un gran inconveniente. Al menos cuando una mujer intenta atarse los zapatos o ponerse los calcetines. Y es un tema maravilloso para dar conversación. Porque, ¿de qué podría hablar una mujer embarazada más que de su tripa?

No me malinterpretes. Pensé que estaba bien hablar de mi embarazo. Aunque no me fue muy bien durante este tiempo y la conversación normalmente terminaba en un concierto de lloriqueos. Además, a veces me costaba creer que mi vientre había vuelto a crecer de la noche a la mañana. Y me preguntaba a dónde llevaría esto y si la barriga de una embarazad había explotado ya alguna vez.

Sin embargo, quería hablar con mis amigos y conocidos sobre otras cosas. También me faltó una respuesta chisposa a todos los comentarios de «qué gran barriga«. La mayoría de las veces respondía con: «bueno, la verdad es que hay una personita ahí, no sólo comida» Pero no estaba realmente feliz por ello, me tocaba un poco el… moño.

qué pasa con las barrigas de las embarazadas

También estaban los que diplomáticamente comentaban la forma y no el tamaño. «huy que redonda, ¿hay una niña otra vez?» (No, esta vez es un niño) – «Oh, ¿pero todavía te queda bastante, no?» (pues no, según mi médico, el bebé ya está colocado). Al menos entonces tenía un inicio para la conversación sin sentirme como una ballena desde el principio. Aunque probablemente yo era una en ese momento 😆.

Especialmente encantadores eran los comentarios de que de una gran barriga saldría seguramente un niño grande. Vale, eso es lo que yo también pensé. Pero el hermano pequeño era muy pequeño cuando nació y supongo que en realidad lo que le gustaba era estirarse y estirarse.

Queridas mujeres embarazadas, la barriga siempre será un problema.

Siempre será demasiado grande o demasiado pequeño. Lo mejor es asentir con la cabeza y cambiar de tema si se vuelve incómodo. Tu barriga es perfecta tal como es. Porque un pequeño milagro está creciendo en su interior. Y eso es lo único que realmente importa.

Si te resultado útil, por favor comparte esta publicación en tus redes sociales favoritas para que podamos llegar a más gente. ¡¡Muchas Gracias!! 😉

También te puede interesar:

Deja un comentario