Si los padres están esperando un bebé, entonces una cuna adecuada para el bebé es parte indispensable del equipo del hogar. Pero, ¿cómo es la cuna adecuada y qué se debe tener en cuenta a la hora de elegir una cuna del bebé? Aquí encontrarás algunos consejos de mi experiencia.

Elegir la cuna del bebé adecuada

Después de que nuestro hijo nació, durmió en una cuna junto a nuestra cama durante los primeros seis meses por varias razones, pero especialmente por la lactancia. Para nosotros como padres, era especialmente cómodo dormir a su lado porque hacía más fácil cada vez que tocaba despertar por la noche.

Ya hay tanto que hacer con un bebé para los nuevos padres que es una gran ventaja tener a tu pequeño lo más cerca por la noche y poder aprovechar cada precioso minutos de sueño. Después de todo, tener un hijo es un gran momento de felicidad. Pero tener un bebé también trae consigo mucho cansancio.

La cuna del bebé: la altura correcta es crucial

Los bebés duermen mucho, pero normalmente sólo por un periodo de tiempo muy corto. Por supuesto que también hay recién nacidos más despiertos, pero normalmente suelen ser muy dormilones.

Así que puede ser que tengas que sacar a tu bebé de la cuna varias veces al día o la noche. Para evitar el dolor de espalda, es mejor elegir una cuna del bebé que sea adecuada para tu altura. Puedes determinar la altura correcta de la cuna con un muñeco, por ejemplo, y averiguar si el movimiento al meterlo y sacarlo resulta natural.

Algunos modelos de cunas tienen una base de listones ajustables que permiten ajustar la altura para adaptarse tanto al bebé como a los padres. Por ejemplo, nosotros teníamos un modelo que ofrecía esta posibilidad, y he apreciado esta característica todos los días.

La cuna del bebé: la altura correcta es crucial
La cuna del bebé: la altura correcta es crucial

Colchón y diseño

Para el colchón elegimos un modelo firme y de alta calidad. Hay una amplia gama de materiales con los que se puede hacer el colchón. Recomiendo que compruebe si el colchón es hipoalergénico y que lleva la etiqueta Oeko-Tex. Porque ambos garantizan que el colchón no contiene ningún material que sea dañino para la salud.

Si compras el colchón por separado, no olvides comprobar que el tamaño del colchón coincide con el de la cuna, para que tu bebé esté completamente seguro.

Cuando se trata del diseño, hay múltiples opciones para elegir. Ya sea que te interesen los materiales naturales como la madera o el mimbre, o un diseño más moderno: seguro que encontrará un modelo que te convenga a ti y a tu decoración.

También puedes buscar alternativas como un moisés o una cuna mecedora. Estos tienen la ventaja de que son móviles y pueden ayudar al bebé a dormirse.

Al elegir la cuna del bebé, era importante para mí que cumpliera con las normas de seguridad. Por ejemplo, como amante de los artículos de época, me encontré con una cuna de mimbre muy bonita, pero no estaba segura de que cumpliera con las normas de seguridad.

En tal caso es especialmente importante prestar atención a la estabilidad y los materiales de la cuna. Si eliges una cuna de segunda mano, debes comprobar si la cama para el bebé ha sido restaurada y ha adaptada a los requisitos de seguridad actuales.

Como nuestro bebé se despertaba a menudo por la noche, se trasladó de la cuna a la cama para bebé a la edad de seis meses. Cuando empezó a girar sobre su estómago y luego sobre su espalda, era más seguro dejarlo dormir en una cama. Por mi parte, me encantó la vez que mi bebé durmió a mi lado.

De esta manera podríamos hacer una transición suave después del nacimiento, antes de que nuestro hijo pasara de dormir en la cuna del bebé a dormir en su propia habitación.

Si te resultado útil, por favor comparte esta publicación en tus redes sociales favoritas para que podamos llegar a más gente. ¡¡Muchas Gracias!! 😉

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.