Deportes en casa para niños y padres

El invierno está llegando. Y con él el momento en que las familias pasan más tiempo en casa. Para que el deporte no se descuide en los próximos meses, les presento consejos y trucos para realizar actividades deportivas en casa. Son aptas para toda la familia.

Es bien sabido que el ejercicio regular nos ayuda a mantenernos saludables y prevenir enfermedades. En vista de la situación actual de Corona y el próximo invierno, las actividades deportivas para toda la familia me parecen aún más importantes. El deporte juega un papel fundamental, especialmente en los niños: promueve un desarrollo armonioso y equilibrado de todo el cuerpo. Esto beneficia a los músculos, las articulaciones, el esqueleto e incluso el cerebro. Porque las capacidades cognitivas de un niño que practica deporte son mejores que las de un niño que apenas se mueve. Los niños deportistas también obtienen mejores resultados en las pruebas de memoria.

Combinar deporte y juego en casa: ejemplos

Hay juegos de movimiento que ayudan a enfocar las energías de los niños. Mejoran su salud psicofísica, alejándolos de la televisión, los ordenadores y los videojuegos que se utilizan habitualmente durante esta época del año. Por eso es importante que las familias encuentren actividades deportivas que puedan realizar en casa. Deben ser actividades lúdicas que sean seguras y que se realicen mejor con toda la familia.

A continuación, me gustaría presentarles tres actividades deportivas que las familias pueden hacer en casa:

Tornado

El famoso juego de la década de 1960 es ideal para una divertida tarde de juegos en familia. Sin duda, todos estarán en movimiento, porque requiere habilidad y equilibrio por parte de los jugadores. El juego consta de una alfombra con grandes puntos de colores y un plato giratorio en el que los jugadores reciben instrucciones. De acuerdo con las instrucciones, los jugadores deben colocar sus pies y manos en los puntos de la alfombra. El objetivo del juego es mantener el equilibrio y no caerse. Si toca la alfombra con el codo o la rodilla, queda eliminado.

La búsqueda del tesoro

Al igual que el juego de las escondidas, la búsqueda del tesoro es un gran clásico que nunca pasa de moda y que hechiza a toda la familia. Los padres pueden esconder objetos en el apartamento que los niños deben buscar después. Las familias también pueden hacer que este sencillo juego sea más difícil dándoles a los niños pistas y un mapa dibujado por ellos mismos para jugar antes del juego. Esta variante consiste en encontrar todas las pistas para descubrir el gran tesoro al final.

La carrera de obstáculos

Se requiere creatividad e imaginación para que los niños se diviertan y se muevan. Una carrera de obstáculos proporciona una buena base para ello. Las familias deben elegir primero una habitación adecuada en la que no acechen objetos angulares u otros peligros. Además, los muebles y accesorios deben poder moverse. Una vez que hay suficiente espacio, los padres usan cinta adhesiva para dibujar un camino en el piso con líneas rectas, curvas y líneas en zigzag. También establecen obstáculos que debes evitar o dar la vuelta. Aquí también se requiere un buen sentido del equilibrio. Al igual que con la búsqueda del tesoro, las familias pueden hacer este juego más difícil, por ejemplo, haciendo que los niños coloquen una bandeja en la cabeza mientras caminan por la habitación.

Deja un comentario