Sillas a contramarcha a partir de 4 años: elección segura

1. Silla del Grupo 1-2 a contramarcha

Cuando se trata de la seguridad de nuestros hijos en el automóvil, no podemos escatimar en medidas de protección. Es por eso que las sillas a contramarcha se han convertido en una opción cada vez más popular entre los padres conscientes de la importancia de viajar de manera segura. Pero, ¿qué pasa cuando nuestros hijos superan los 4 años? ¿Siguen siendo necesarias las sillas a contramarcha? La respuesta es sí, y en este artículo te explicaremos por qué.

Las sillas del Grupo 1-2 son aquellas diseñadas para niños de entre 9 y 25 kilogramos, aproximadamente de 9 meses a 6 años de edad. Estas sillas son versátiles, ya que pueden instalarse tanto en posición a favor de la marcha como a contramarcha. Sin embargo, los expertos en seguridad infantil recomiendan encarecidamente utilizarlas en posición a contramarcha durante el mayor tiempo posible, incluso más allá de los 4 años.

La principal razón para seguir utilizando sillas a contramarcha a partir de los 4 años es la protección que brindan en caso de accidente. Está comprobado que viajar en posición a contramarcha reduce significativamente el riesgo de lesiones graves en la cabeza, el cuello y la columna vertebral. Esto se debe a que la silla absorbe la energía del impacto de manera más efectiva y distribuye las fuerzas de manera uniforme por todo el cuerpo del niño.

Además de la seguridad, las sillas a contramarcha también ofrecen otras ventajas. Por ejemplo, proporcionan un mayor apoyo y comodidad para el niño durante el viaje, lo que puede ayudar a prevenir el mareo y la incomodidad. También permiten una mejor visibilidad del entorno, ya que el niño no tiene que voltear hacia adelante para ver lo que sucede fuera del automóvil.

Es importante tener en cuenta que no todas las sillas del Grupo 1-2 son aptas para ser utilizadas a contramarcha más allá de los 4 años. Al elegir una silla, es fundamental asegurarse de que cumpla con los estándares de seguridad y que esté homologada para su uso en posición a contramarcha en el rango de edad deseado. Además, es recomendable optar por sillas que permitan un ajuste adecuado del arnés y del reposacabezas, para garantizar la máxima protección y comodidad para el niño.

Las sillas a contramarcha son una elección segura y recomendada a partir de los 4 años. No solo brindan una mayor protección en caso de accidente, sino que también ofrecen comodidad y visibilidad mejorada. Al elegir una silla del Grupo 1-2, es importante asegurarse de que cumpla con los estándares de seguridad y esté homologada para su uso a contramarcha en el rango de edad deseado. Recuerda que la seguridad de nuestros hijos es lo más importante, y viajar a contramarcha es una medida que no debemos pasar por alto.

Deja un comentario