¿Niño o niña?

Hay padres que no quieren saber el sexo de su hijo hasta que nace. Admiro inmensamente a estas parejas. Encuentro el pensamiento increíblemente romántico.

Teóricamente. Porque nunca podríamos haber hecho eso. Teníamos demasiada curiosidad. Solo las 20 semanas que tuvimos que esperar con ambos niños antes de que finalmente se presentaran al médico nos parecieron una eternidad.

En consecuencia, probé todo para averiguar de antemano qué iba a ser. Porque existen muchos mitos sobre la determinación del género. El clásico es probablemente la forma del vientre. Un vientre redondo habla de una niña, uno puntiagudo para un niño. Mi estómago estaba redondo en ambas ocasiones. La primera vez que tuvimos una hija, la segunda vez un hijo. Entonces eso no fue nada.

Luego hay varios mitos sobre la piel y el cabello de la madre. Estos son diferentes según la cultura. Es común en este país que la niña se lleve la belleza de su madre porque ella misma la necesita. Mientras que el niño embellece aún más a la madre. Mi cabello fue sensacional en ambos embarazos. Con el chico, mi piel era un desastre. Entonces este mito tampoco cumplió lo que prometió.

Entonces, los antojos que siente la madre durante el embarazo deben ser una indicación del género. La comida salada y la aversión a la carne deberían hablar en nombre de un niño. Mientras que las madres que prefieren las cosas dulces tienen una niña. En realidad, mi aversión a la carne era más pronunciada cuando estaba embarazada de mi hijo. El deseo por los dulces, en cambio, era exactamente lo contrario.

Y luego, sí, está el ominoso calendario chino, que permite que la edad de la madre en el momento de la concepción y el mes en que quedó embarazada predigan el sexo del niño. Una vez estuvo bien y una vez estuvo mal.

Mi conclusión: es divertido leer todos los mitos sobre la determinación del género. Sin embargo, no son un indicador confiable. Por cierto, tampoco puede confiar al 100 por ciento en la ecografía. Siempre he escuchado de padres donde el supuesto pene estaba después de todo el cordón umbilical o un dedo. A pesar de la tecnología moderna, definitivamente solo conoce el género de su hijo después del nacimiento.

Y seamos honestos: al final, el género es irrelevante. Porque nuestros bebés son perfectos para nosotros de cualquier manera.

Deja un comentario