Tratamiento de la plagiocefalia posicional: craneo plano en la parte de atras

La plagiocefalia posicional, también conocida como craneo plano en la parte de atrás, es una condición en la que la cabeza de un bebé se aplana en la parte posterior o lateral debido a la presión constante en esa área. Esta condición se ha vuelto más común en los últimos años debido a las recomendaciones de dormir boca arriba para prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

Causas de la plagiocefalia posicional

Existen varias causas que pueden contribuir al desarrollo de la plagiocefalia posicional:

Postura incorrecta al dormir: Si un bebé duerme constantemente con la cabeza girada hacia el mismo lado, puede ejercer presión en esa área y provocar el aplanamiento del cráneo.

Uso prolongado de dispositivos: El uso prolongado de dispositivos como sillas de seguridad para el coche, porta-bebés, cochecitos, etc., puede hacer que el bebé pase mucho tiempo en una posición que ejerce presión en la parte posterior de la cabeza.

Bebés prematuros: Los bebés prematuros tienen cráneos más blandos y pueden ser más propensos a desarrollar plagiocefalia posicional si pasan mucho tiempo en posición supina.

Parto múltiple: Si un bebé ha experimentado presión en el cráneo durante el parto múltiple, puede aumentar el riesgo de desarrollar plagiocefalia posicional.

Tortícolis: La tortícolis es una condición en la que los músculos del cuello están contracturados, lo que dificulta el movimiento de la cabeza. Esto puede llevar a una posición constante de la cabeza y contribuir al desarrollo de la plagiocefalia posicional.

Tratamiento de la plagiocefalia posicional

El tratamiento de la plagiocefalia posicional depende de la gravedad de la condición y la edad del bebé. Aquí hay algunas opciones de tratamiento:

Colocar al bebé boca abajo: Durante el tiempo de vigilia, se recomienda colocar al bebé boca abajo para fortalecer los músculos del cuello y evitar la presión constante en la cabeza. Esto también ayuda a promover el desarrollo de habilidades motoras.

Variar la posición del bebé: Es importante variar la posición del bebé en la cuna para favorecer el giro de la cabeza hacia el lado no aplanado. Esto se puede lograr colocando juguetes o móviles en el lado opuesto al aplanamiento.

Limitar el tiempo acostado sobre superficies planas: Es recomendable limitar el tiempo que el bebé pasa acostado sobre superficies planas, como colchones o alfombras. Se puede utilizar una almohada especial para bebés o una toalla enrollada debajo del hombro para ayudar a mantener la cabeza en una posición más redondeada.

Fisioterapia y estiramientos: En casos de plagiocefalia posicional asociada con tortícolis, se puede recomendar fisioterapia y estiramientos para tratar la contractura muscular y mejorar el rango de movimiento del cuello.

Uso de cascos ortopédicos: En casos más graves de plagiocefalia posicional, se puede recomendar el uso de cascos ortopédicos. Estos cascos están diseñados para aplicar presión en las áreas aplanadas y redondear la forma de la cabeza. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los cascos ortopédicos no son necesarios en todos los casos y deben ser evaluados por un especialista.

Crecimiento natural y cambio de posición: En muchos casos, el crecimiento natural del bebé y el cambio de posición al dormir pueden ayudar a mejorar la plagiocefalia posicional con el tiempo. Es importante seguir las recomendaciones de los profesionales de la salud y realizar un seguimiento regular para evaluar el progreso.

La plagiocefalia posicional, o craneo plano en la parte de atrás, es una condición común en bebés que puede ser causada por varias razones. El tratamiento varía según la gravedad de la condición y puede incluir cambios en la postura, fisioterapia, uso de cascos ortopédicos y seguimiento regular. Si tienes preocupaciones sobre la forma de la cabeza de tu bebé, es importante consultar a un profesional de la salud para obtener un diagnóstico y un plan de tratamiento adecuados.

Deja un comentario